Carlos Velázquez y Velázquez
Especialista en Cirugía Cardiovascular

El hierro es un elemento presente en la composición de todas las células del organismo y es necesario para el funcionamiento de muchos procesos (forma parte de numerosas enzimas como la hemoglobina de la sangre, la mioglobina de los musculos, activa las vitaminas del grupo B, participan en la respiración celular, en la formación de la inmunidad y defensas, etc).



Un papel destacado del hierro es su participación en la formación de la hemoglobina, proteína necesaria para el transporte de oxígeno en la sangre y principal componente de los glóbulos rojos de la sangre. Gran parte del hierro del organismo se localiza precisamente en la sangre, que se renueva periódicamente, por lo que la primera manifestación de la falta de hierro en muchas suelen ser los síntomas y signos de anemia (escased de glóbulos rojos en sangre): palidez, cansancio, sensación de falta de aire con el ejercicio, etc.

La pérdida de sangre es igualmente una de las causas más frecuentes de falta de hierro. En pacientes postoperados de cirugía mayor (como la cirugía cardíaca o la cirugía vascular), la anemia es muy frecuente.

Aunque el tratamiento de la anemia postoperatoria grave puede precisar la administración oral o incluso intravenosa de suplementos de hierro, también es recomendable aumentar la ingesta de alimentos ricos en este nutriente y asegurar su máxima absorción.

Suplementos de hierro oral.

Si se toman suplementos de hierro, es recomendable hacerlo:

  • Entre comidas (o en ayunas), ya que la absorción aumenta con el estómago está vacío.

  • Acompañados de zumo de naranja o pomelo porque la vitamina C favorece la conservación del hierro e incrementa la absorción.

    Es frecuente que estos suplementos originen ciertas molestias digestivas, así como que tiñan las heces de color oscuro, lo cual es normal y no debe generarle intranquilidad. Si las molestias digestivas son importantes, consulte con el médico que le prescribió el tratamiento, porque en la actualidad existen preparados de hierro intravenoso con adecuada tolerancia.

No todos los alimentos con hierro son iguales

El hierro que tomamos con los alimentos puede estar asociado a algunas proteínas o grupos moleculares que hacen que se absorba mucho mejor. Como regla general podemos decir que el hierro que tomamos en alimentos de origen animal se absorbe mucho mejor (va unido a proteinas con grupo hemo) que el que se ingiere en alimentos vegetales.



Alimentos animales ricos en hierro

Son los que aportan más hierro y de la forma con mejor absorción:

1.- Sangre y morcilla: Como es lógico, la sangre cocinada (con tomate, encebollada...) o en embutido (morcilla) es un alimento que nos permite aportar al organismo los elementos necesarios para la formación de nueva sangre. 

2.- Hígado de res: también tiene un alto contenido en hierro en forma hemo, así como en vitaminas, siendo un alimento de excepcional valor porque además aporta grandes cantidades de vitamina C (contiene tanta como la naranja), del complejo B (probablemente el alimento más rico en el complejo de vitaminas B) y A (contiene 7 veces más que la zanahoria o 30 veces la lechuga). Es conveniente limitar su consumo en pacientes con necesidad de anticoagulación (dado el alto contenido en vitaminas, entre ellas la K), así como en pacientes con colesterol alto (dado el alto contenido en colesterol) o con gota (dado el alto contenido en purinas)

3.- Moluscos como almejas, chirlas, berberechos y mejillones. A pesar de su color son alimentos extraordinariamente ricos en hierro hemo. Las almejas pueden contener alrededor de 24mg de hierro por cada 100 gramos, lo cual representa más de lo que necesitamos a diario (8mg los hombres adultos y 18mg las mujeres en edad fértil). Lo que ocurre con estos alimentos es que son de escaso consumo en nuestra dieta habitual y además, tienen una elevada relación costo/cantidad. 

4.- Carnes rojas: Ternera, cerdo, pavo, el conejo. Son la principal fuente de hierro en las dietas actuales.

5.- Pescados: (sardina, pescadilla, lubina, rape),  

6.- Yema de huevo.

Alimentos vegetales ricos en hierro:

1.- Espinacas, acelgas, lombarda, perejil: Es importante recordar igualmente la interferencia con los tratamiento con anticoagulantes orales por su contenido en vitamina K.

2.- Cereales integrales: los cereales que nos ofrece el mercado hoy en día son muy ricos en hierro debido a su fortificación y mantenimiento en la corteza del grano, su contenido oscila entre los 7 y los 12 mg por cada 100 gramos de producto. Es conveniente igualmente revisar su contenido en vitamina K. No obstante, no debemos olvidar que la fibra y su origen vegetal reducen significativamente la absorción, por lo que para optimizar su asimilación en el cuerpo, recomiendo consumir los cereales con un jugo de naranja recién exprimido o un poco de limón rico en vitamina C.

3.- Legumbres (lentejas o garbanzos): Su absorción es menor a la del hierro contenido en las carnes, pero su bajo costo y sus ventajosos nutrientes los hicieron muy famosos en tiempos de necesidad. Todavía nos ofrecen un alimento ideal para prevenir anemias y demás carencias nutricionales.

4.- Frutos secos, los mas ricos en hierro son los pistachos y las pipas de girasol.

Este hierro de origen vegetal se absorbe en poca cantidad porque los vegetales contienen sustancias que lo dificultan: el ácido fítico (presente en lentejas, garbanzos y cereales integrales), el ácido oxálico (contenido en espinacas, acelgas, coles, espárragos y chocolate), los taninos (se hallan en el té, el café y los vinos). No debemos abusar del pan integral, salvado y cereales integrales.



El hierro y otros nutrientes

La vitamina C, presente en los cítricos, el tomate, el pimiento o el perejil, ayuda a la absorción del hierro. Por ello, para subir los niveles de hierro se recomienda combinar unos garbanzos con ensalada o unas lentejas con naranjas de postre.

Igualmente podemos mejorar la absorción del hierro vegetal si combinamos en un mismo plato una carne o pescado con un alimento vegetal rico en hierro.

Los lácteos no aportan hierro en forma hemo, a pesar de su origen animal. Además el calcio puede dificultar la absorción de hierro por lo que no son la mejor fuente de hierro en la dieta, así como su consumo (leche, yogur o queso) debe separarse de las principales comidas en las que se aporte hierro.

Café, té, vino y vinagre, así como los suplementos de fibra, dificultan la absorción del hierro, por lo que deberían ser reducidos en la dieta.

Dieta propuesta por la Sociedad Española de Cardiología para dos semanas.

Recomendamos adaptar esta dieta a las características propias de cada paciente, en particular atendiendo a sus peculiaridades de tratamiento anticoagulante y comorbilidad.

facebook
twitter
linkedin